Masaje Linga

Masaje Tántrico para Hombres

El masaje Lingam es un masaje tántrico para hombres, este masaje es una parte muy importante del tantra para hombres y del Tantra para parejas. Es un ritual que incluye masaje en la zona genital masculina, el perineo y el ano. El objetivo del masaje de Lingam no es el orgasmo, ni la eyaculación precoz, sino la sanación sexual para mujeres y para hombres, necesaria para una verdadera realización y evolución personal. Este masaje tantra gay bien hecho, esconde un profundo conocimiento de antiguas técnicas que han perdurado y evolucionado dentro de la tradición tántrica sivaíta.

Beneficios del Masaje Lingam

Los beneficios del masaje Lingam para hombres son varios. Ayuda a controlar la eyaculación precoz, la impotencia, la disfunción eréctil, insensibilidad genital, hipersensibilidad, miedos, inseguridades…

El control de la eyaculación es fundamental para la práctica del tantra y la evolución personal. El primer paso es distinguir entre orgasmo y eyaculación. El orgasmo es un fenómeno energético y la eyaculación es química. Aprende a evitar la eyaculación, para no estar constantemente vaciándote de energía, manejar la energía orgásmica y aprovecharla para tu sadhana (práctica tántrica). Transformar la energía orgásmica es un paso importante del yoga sexual para hombres. Cuidado con obsesionarse con no eyacular, produce problemas físicos serios, prostatitis, cáncer de próstata, y trastornos mentales. Además, la obsesión con la no-eyaculación o el celibato bloquean la energía, algo que no forma parte del tantra. En el camino del medio está la Virtud.

El masaje tántrico para hombres sirve para algo más que masajear el pene. Físicamente se centra en el pene, los testículos, el perineo, el músculo pubococcígeo,  el suelo pélvico, el ano y el coxis. Más adelante verás cómo hacer un masaje tántrico para hombre o masaje de Lingam. El masajista masculino puede ser un hombre, y dar un masaje hombre a hombre, hay quien lo llama masaje gay, aunque es una cuestión de etiquetas. La masajista también puede ser una mujer. He formado a excelentes masajistas tántricas y eróticas que se han convertido en expertas.

Sanación de la Eyaculación Precoz – Control de la Eyaculación

El orgasmo o la multiorgasmia masculina no son el objetivo final del Tantra, más bien son el principio. Una vez consigues despertar Kundalini y canalizar la energía sexual generada en Muladhara, el chakra raíz, sanando enfermedades emocionales y mentales, puedes alcanzar el samadhi o iluminación. Lo mismo ocurre con el masaje tántrico para mujeres o masaje yoni.

Si eres mujer y quieres aprender a dar el masaje de Lingam, recibir un masaje de Yoni o cursos de masaje tántrico para mujeres contacta a través del formulario.

Recuerda que el objetivo del Tantra es el camino de las sensaciones, la sanación sexual, el autoconocimiento, no el orgasmo, ni la eyaculación.

¿Cómo se hace un Masaje Tántrico para hombre?

Si quieres saber cómo hacer un masaje Lingam, aquí tienes unos consejos para dar un masaje tantra para hombre. Puede ser un buen regalo, tanto si quieres regalar un masaje erótico o uno masaje tántrico para hombre.

Masaje Lingam paso a paso

  • Preparación. Prepara el espacio, que sea tranquilo, con poca luz y una temperatura agradable.
  • Estimulación Estimula el máximo de sentidos posible. A través del tacto, con caricias, masaje, besos. A través de la vista, vistiéndote o desvistiéndote de forma sensual. A través del olfato, con incienso, perfume, velas, etc. El oído, con música, susurros, palabras estimulantes. Puedes utilizar comida como complemento al cóctel de placeres.
  • Aceite. Utiliza un aceite natural, de almendra, coco, argán o uno que te guste. Lubrica bien el pene, el escroto, el perineo y el ano, pero sin inundar la zona.
  • Estiramientos. El pene no tiene musculatura, está lleno de cuerpos cavernosos que se llenan de sangre, provocando la erección. Pero si está unido a la musculatura pélvica. Para evitar que se atrofien los músculos, se congestione la zona y se encoja el pene, es muy importante realizar estiramientos del pene.
  • Testículos. El masaje en los testículos estimula la secreción de hormonas muy importantes para la salud masculina. Además descongestiona y dificulta que se generen bultos.
  • Perineo. La musculatura de la zona perianal suele estar cargada, relajar esta zona favorece el flujo de energía y sangre a la zona genital.
  • Ano. El masaje en el ano sirve para estimular sexualmente y para preparar la zona para un masaje prostático, el punto G masculino.
  • Amor. Motiva tu creatividad durante el masaje linga, juega, experimenta, no importa la técnica, siempre que lo hagas con amor, pasión y total devoción. Entrégate al masaje y a las sensaciones que se despiertan en ambos. El masaje es una forma de meditación.

Si quieres más consejos para dar un masaje erótico, te invito a leer el artículo manual de masaje erótico para parejas.

Historia del Masaje Lingam, qué es y su importancia en el Tantra.

lingam de hielo Amarnath

Para complementar la información sobre el masaje Lingam, los beneficios, en qué consiste y algunos consejos de cómo hacer un masaje tántrico para hombre, vamos a descubrir algunos datos interesantes del origen del mito y los rituales de adoración al Linga, en la antigüedad y actualmente. Linga (energía masculina, Shiva) y Yoni (energía femenina, Shakti) son energías inseparables en la tradición tántrica, y va más allá de hombre-mujer, por eso se acostumbran a representar juntos en varios rituales tántricos o de sexualidad sagrada.

Origen del Lingam o el Mito del Lingodbhva

No hay consenso en lo referente al origen del mito del Lingam, ni de cómo llegó Siva al bosque de Deodara. Para sintetizar la historia todo lo posible, Siva, vestido de vagabundo, provocó unos sabios, supuestos místicos adoradores del dios. La provocación consistió en bailar completamente desnudo con el pene a la vista, realizando unos movimientos obscenos y sensuales. Los movimientos de Shiva volvieron ardientes en deseo a las hijas y muchachas de los sabios. Su propósito era poner a prueba a los ascetas, comprobar si podían reconocer en ese indecente vagabundo al Transformador del Universo.

Los sabios, incapaces de reconocer a Śiva, cegados por maya – las apariencias, el mundo de las ilusiones (Maya) -, encolerizaron y fueron incapaces de comprender lo que estaba sucediendo. Al comprobar que el extraño no contestaba a sus preguntas, desearon que su falo se desprendiera del cuerpo. En el preciso momento en que pronunciaron las palabras, el miembro cayó al suelo quemando todo a su paso. Una columna de luz, sin principio ni fin, bajó al infierno y ascendió al cielo, arrasando toda la Tierra. Todos los seres y los mundos estaban preocupados y en peligro.

Los supuestos místicos, aterrados, suplicaron ayuda a Brahma, que les recriminó su ignorancia. Además, por creer que por estar meditando, ayunando, peregrinando y realizando sacrificios, estaban por encima de lo mundano. Sin embargo, no les sirvió para reconocer a Shiva. Brahma les indicó que la gran diosa Parvati, hija de la montaña, debía adoptar la forma de una vagina y cautivar al falo divino. La diosa Parvati en forma de vagina, formará el pedestal sobre el que será situado el gran falo y será venerado con cantos, flores, ofrendas y perfumes.

Este es uno de los posibles orígenes en el Tantra de la adoración a Śiva, el Linga o Śivalinga.

Origen del culto al Lingam

Desde la época pre-aria, en la península indostánica, los antiguos drávidas adoraban una versión primitiva de Shiva denominada Pasupati, el protector de los animales. Se representaba en forma fálica. El Lingam es un remanente de culto liticosimbólico del periodo Neolítico a Pasupati. Mientras en Europa se vivía en la Edad de Piedra, los drávidas disfrutaban de una avanzada civilización en el valle del Indo que, que comerciaba con Sumeria y el Antiguo Egipto. Se puede estudiar los restos arqueológicos de Mohenjo Daro y Harappa, la actual Pakistán. En ambos restos se aprecia el desarrollo de ambas civilizaciones.

La religión principal del Indo era el śivaismo. Se han encontrado sellos que representan a Śiva erecto y cornudo, sentado en postura de yoga, en śakti ćalani āsana. También se manifiesta como Pasupati el señor de las bestias o danzando como Śiva Nataraja. Numerosos símbolos śivaitas aparecen en los sellos de terracota, a saber, falos de piedra, esvásticas, toros, serpientes, unicornios y a la diosa de las montañas. Por lo tanto podemos afirmar que el culto de Śiva y del Linga fue una herencia transmitida por los antiguos drávidas a los hindúes.

Los drávidas durante el culto al linga realizaban danzas extáticas orquestadas por un chamán que se adornaba con una cabeza de toro salvaje hueca y una piel de toro, ambos símbolos de Śiva. Esta forma de disfraz se ha visto en chamanes de varias partes del planeta. No obstante, la fertilidad no era sinónimo de procreación sino de Vida e incluso en algunos casos de gibberish -catarsis sexual-. No se buscaba engendrar más hijos sino liberar Kundalini. Es por ello que mediante la Suprema Contención del bindú -energía sexual, mal traducido en numerosas ocasiones como semen-, se canalizaban energías para buscar la unidad Śiva-Sakti.

masaje lingam barcelona

Origen del culto al Lingam – Masaje Lingam

Desde la época pre-aria, en la península indostánica, los antiguos drávidas adoraban una versión primitiva de Shiva denominada Pasupati, el protector de los animales. Se representaba en forma fálica. El masaje Lingam es un remanente de culto liticosimbólico del periodo Neolítico a Pasupati. Mientras en Europa se vivía en la Edad de Piedra, los drávidas disfrutaban de una avanzada civilización en el valle del Indo que, que comerciaba con Sumeria y el Antiguo Egipto. Se puede estudiar los restos arqueológicos de Mohenjo Daro y Harappa, la actual Pakistán. En ambos restos se aprecia el desarrollo de ambas civilizaciones.

La religión principal del Indo era el śivaismo. Se han encontrado sellos que representan a Śiva erecto y cornudo, sentado en postura de yoga, en śakti ćalani āsana. También se manifiesta como Pasupati el señor de las bestias o danzando como Śiva Nataraja. Numerosos símbolos śivaitas aparecen en los sellos de terracota, a saber, falos de piedra, esvásticas, toros, serpientes, unicornios y a la diosa de las montañas. Por lo tanto podemos afirmar que el culto de Śiva y del Linga fue una herencia transmitida por los antiguos drávidas a los hindúes.

Los drávidas durante el culto al linga realizaban danzas extáticas orquestadas por un chamán que se adornaba con una cabeza de toro salvaje hueca y una piel de toro, ambos símbolos de Śiva. Esta forma de disfraz se ha visto en chamanes de varias partes del planeta. No obstante, la fertilidad no era sinónimo de procreación sino de Vida e incluso en algunos casos de gibberish -catarsis sexual-. No se buscaba engendrar más hijos sino liberar Kundalini. Es por ello que mediante la Suprema Contención del bindú -energía sexual, mal traducido en numerosas ocasiones como semen-, se canalizaban energías para buscar la unidad Śiva-Sakti.

Representación del Linga

Se representa siempre erecto, de color oscuro como la piel de sus antiguos adoradores dravidianos y con la parte superior, el glande, bien definida. Para su culto se fabricaban en varios tipos de metal, plata, cobre o piedra. Además pueden ser adornados con joyas, flores y frutas. Se coloca preferiblemente en lugares apartados, como en las montañas. Los santuarios dedicados a Śiva se encuentran alejados de las ciudades, bajo las indicaciones del vatsu -la arquitectura sagrada-.

La representación del Linga es como un śālágrāma -pilar o menhir de los que se encuentran por toda Europa adorados por los antiguos celtas, etruscos, íberos o tartesios-. Originalmente los śālágrāma son ammonites fosilizados, pero gradualmente se sustituyó cualquier tipo de piedra o metal. Los ammonites son moluscos cefalópodos extintos que vivían en los mares desde el Devónico -hace unos 400 millones de años- hasta finales del Cretácico -hace 65,5 millones de años-. Los śālágrāma son svayambhū -surgidos de sí mismo-, que por propia naturaleza encarnan la forma de lo divino, es decir, que en su elaboración no ha habido intervención humana.

Uno de los falos más famosos es el Linga de hielo, una estalactita ubicada en la cueva de Amarnath un santuario con más de 5000 años de antigüedad en el estado de Jammu y Kashmir, al norte de India.

Ceremonias de adoración religiosa: el Linga Puja

Aquel que venera el Linga sabiendo que es la causa primera, la fuente de la consciencia y de la sustancia del universo está más cerca de Mi que cualquier otro Ser. – Śiva Purana.

En la ceremonia de adoración al Linga, se derrama sobre Él leche, mantequilla, agua, frutas, dulces y guirnaldas de flores. Mientras se canta el mantra de Śiva –Om Namah Śivaya– se trazan símbolos de adoración con sus colores correspondientes, el de Śiva es el blanco.

Generalmente se coloca encima un recipiente llamado jaladhari, agujereado por su extremo inferior permitiendo que el agua contenida vaya derramándose continuamente sobre el Linga. Este acto tiene el valor simbólico de apaciguar la naturaleza ardiente del Linga del yogi -el capaz de controlar sus propias pasiones, las contendidas en su muladhara-. En el momento culminante, se vierte sobre el Linga un líquido viscoso hecho de leche y miel. En ese instante, Śiva se manifiesta.

En el próximo artículo hablaremos sobre el masaje tantra para mujeres, no te lo pierdas!

¿Dónde puedo reservar el Masaje Lingam?